Técnicas antiguas, pero infalibles para que cualquiera se enamore de ti

Tristemente, todavía no hay una poción mágica que haga que alguien se enamore de ti, existen algunas técnicas que se pueden considerar como antiguas porque han sobrevivido al paso de los años, pero lo cierto es que son infalibles y logran que cualquiera caiga rendido a tus pies.

Toma en cuenta los siguientes consejos que las abuelas aplicaban y que seguramente, serán de mucha ayuda para ti.

1. Se una persona que está presente

Cuanto más interactúas con alguien, más te querrán. Varios estudios de buena reputación muestran que la exposición repetida a prácticamente cualquier estímulo nos gusta más (el único momento en que no es cierto es si nuestra reacción inicial es negativa).

Así que olvídate de ser distante, evasivo e inasequible cuando conozcas a alguien que te parezca una buena opción de pareja: te acusarán de arrogante y frío y seguramente no ganarás su corazón.

En su lugar, encuentra muchas excusas para pasar tiempo con ellos hasta que estés convencido de que te has ganado su corazón… Puedes escribir cartas, mensajes, dedicarle canciones de amor, etc., y luego comienza a estar un poco menos disponible.

2. Regala un poco de tu ausencia

Una vez que te hayas metido a su corazón, ahora comienza a verlos cada vez menos, hasta que apenas puedan saber de ti.

Este es el principio de escasez: las personas valoran y desean algo más cuando es raro o difícil de obtener.

En realidad, es obvio: si de repente aparecieran montones de diamantes por todo el pavimento, ya no los codiciaríamos.

El Principio de la Escasez es la razón por la cual las tácticas de marketing de “solo uno” nos obligan a detenernos y considerar comprar algo que ni siquiera queremos. Es lo mismo con las personas.

 

3. Realiza cosas buenas por la persona

Si haces algo bueno por alguien, te hace sentir bien en dos niveles. Te sientes satisfecho contigo mismo.

Para justificar el esfuerzo o el gasto, solemos sobre idealizar lo maravillosos que son esas personas para merecerlo. Resultado final: nos gusta más la persona.

Cuando alguien hace algo bueno por nosotros, estamos contentos. Pero hay muchas otras emociones que entran en juego, y no todas son buenas.

A veces nos sentimos abrumados: hay presión para vivir a la altura de ser la persona maravillosa que inspiró tal regalo / acto, sin mencionar la presión para devolver el favor.

Todo es aún más complicado si la ‘cosa bonita’ viene de alguien que te gusta, pero aún no estás seguro.

Cuando estamos enamorados de alguien, estamos desesperados por hacer cosas buenas para ellos.  La verdad es que es mejor que les pidas que te hagan un favor o que te dejen consentir.

4. Mírale siempre a los ojos

Las parejas que están profundamente enamoradas, se miran el uno al otro el 75% del tiempo cuando hablan y son más lentos para mirar hacia otro lado cuando alguien más se atreve a inmiscuirse.

En una conversación normal, las personas se miran entre el 30 y el 60 por ciento de las veces.

 

Algunos psicólogos todavía lo usan durante el asesoramiento para determinar cuánto afecto sienten las parejas por los demás.

También es una información muy útil si quieres que alguien se enamore de ti. Si miras a alguien que te gusta el 75% del tiempo cuando te hablan, engañas a su cerebro y caerá rendido a tus pies.