La mejor manera para contar un cuento a un niño y tener toda su atención

Una gran cantidad de niños en el mundo, escuchan durante sus primeros años de vida, historias y cuentos que acrecientan su imaginación y que les ayudan a desarrollar otras habilidades.

Lamentablemente el uso de nuevas tecnologías, ha alejado a los pequeños (y a sus padres) del maravilloso mundo de la literatura. Sabedoras de que éste es un hábito que no debería perderse y que debería de ser preservado por cada una de las familias del mundo, hemos querido compartir contigo la mejor manera para contar un cuento a un niño y tener toda su atención.

Como padre deberías de ser capaz de tomar en serio el papel de cuenta cuentos y poner en práctica los siguientes consejos:

El primer paso es elegir la historia de una manera adecuada: debes prestar atención si el libro es adecuado para la edad de tu hijo, y si además tiene ilustraciones que pueden ser
explorados y comprendidos.

Para contar bien una historia, uno de los principales consejos que de debes haber leído con antelación la historia . Deberías saber la lección que hay que aprender, conocer a los personajes y tener más conocimiento de la historia con cada vuelta la página.

Imagina los personajes. De esa manera podrás crear las voces de cada uno y con ello podrás hacer mucho más divertida la  historia con tus niños. De igual manera debes aprender a hacer las debidas pausas y de esa manera poder observar las reacciones de tu hijo, esa es una de las principales maneras de atraer la atención.

También es importante el poder improvisar . Dependiendo de la edad de tu hijo, será absolutamente necesaria la improvisación.

A medida que comienza a leer, siempre deberás contar la historia diciendo el título y el nombre de la persona que escribió el cuento. Anima a tu hijo a pensar y soñar con escribir una historia también, de esa manera tendrá mayor incentivo que lo harán disfrutar de la literatura.

Lean el libro juntos. Incluso los niños que aún no saben leer pueda interpretar las figuras ilustradas. Debes de animarle que a que te digan lo que ven en una página u otra, la
opción más obvia. Para aquellos que están aprendiendo a leer,  es importante que los padres puedan elegir las historias sencillas y cortas y hacer un repaso de lectura.

Cuando alguna parte de la historia retrata una escena real y que puede relacionarse con el día a día de tu familia o tu hijo, es  ideal que lo metas en este pasaje de la historia.

Ejemplo:
“El joven caballero tenía a su lado una hermosa perrita (como la nuestra) de nombre Tiffy que lo seguía a todas partes (tal y como Laika lo hace contigo)”

El mismo libro puede ser leído más de una vez. Los libros para niños no son desechables, a los niños les gusta escuchar la misma historia  mil veces.
La repetición es una forma de educación.

Por último, debes leer sin prejuicios, la historia fue escrita para los pequeños y no para ti. Créeme, es posible llegar a tener diversión también. *Fuente de Información