La leyenda de amor más linda que has leído

Una leyenda de los indios Sioux que ha cautivado el corazón de muchos  y que ha perdurado a través del tiempo la traemos hoy para ustedes, leyendas de amor hay muchas, pero con un mensaje así, pocas…. Esta leyenda transcurre cuando en una cierta ocasión, Toro Bravo y Nube Azul llegaron tomados de la mano a la tienda del viejo brujo de la tribu a solicitar uno de sus favores. Toro Bravo dijo:

Queremos y vamos a casarnos. Pero nos amamos tanto que queremos un consejo que nos garantice siempre estar juntos, asegurándonos de estar al lado de uno al otro hasta la muerte. ¿Hay algo que podamos hacer?

El anciano, tan emocionado de verlos tan jóvenes, tan apasionados y tan ansiosos por una palabra de sabiduría dijo:

n50-5

– Hay una cosa que pueden hacer, pero es una tarea muy difícil y sacrificada. Usted, Nube Azul debe subir la colina al norte de la localidad con una sola red, cazar el halcón más vigoroso y traerlo aquí, con vida hasta el tercer día de la luna llena. Y usted, Toro Bravo, debe subir a la montaña más alta y encontrar la más valiente de todas las águilas. ¡Sólo una red debes atraparla y traerla con vida!

Los jóvenes se abrazaron con ternura y se propusieron llevar a cabo la misión encomendada. Tuvieron que pasar por muchas dificultades, pero hicieron todo lo que el brujo había solicitado.

El tiempo pasó lo que había dicho el anciano y ambos volvieron con las aves. El anciano los sacó de la bolsa y se encontró que eran verdaderamente hermosos ejemplares de los animales que había solicitado.

indios
– ¿Y ahora qué hacemos? dijo el joven.

– Toma las aves y  debes unirlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero. Cuando están atados, deben soltarlas y evitar que vuelen libres.

Ellos hicieron lo que se les ordenó y pusieron e libertad a  los pájaros. El águila y el halcón intentaron volar, pero sólo lograron saltar sobre el suelo. Minutos después, irritados por la imposibilidad de vuelo, las aves empezaron a frustrarse lanzándse el uno contra el otro, picoteando hasta hacerse daño. Entonces el anciano dijo:

halcones_yelmo

– Nunca se olviden de lo que están viendo, este es mi consejo. Ambos son como el águila y el halcón. Si ellos están vinculados entre sí, incluso aunque haya  amor, no sólo vivirán arrastrándose así, tarde o temprano empezará a hacerse daño unos a otros. Si desean que el amor entre ustedes perdure, deben volar juntos, pero nunca atados.

Soltar la persona que amas para que pueda volar con sus propias alas es la lección de esta leyenda: Esto es cierto en el matrimonio y también en las relaciones familiares, de amistad y profesional debemos respetar el derecho de las personas a volar hacia el sueño de ellos.

La lección principal es saber que sólo las personas libres serán capaces de amar como se desea y merece. También debemos respetar su voluntad y volar hacia los logros de su vida, de esa manera siempre habrá alguien que quiera volar a tu lado, no atado.