¿Dónde es peligroso y donde es seguro colocar un piercing?

Mitos y verdades hay alrededor de los piercings… ¿quieres hacerte uno pero la gente te ha llenado de diferentes ideas que te confunden acerca de su peligrosidad en la curación y procedimiento?

Bueno, el día de hoy queremos compartir contigo información que seguramente te será de mucha utilidad.  ¿Dónde es peligroso y dónde es seguro colocar un piercing? 

El riesgo reside en las partes del cuerpo más atacadas por las bacterias. Los agentes infecciosos y bacterias adoran lugares oscuros, calientes y húmedos. Sin embargo un piercing en la nariz no resulta complicado de tratar y de curar.

Regiones como la boca y, más aún, la vagina son una suite presidencial para la proliferación de bacterias, pues gracias al ambiente en que se ubican, éstas se reproducen frenéticamente si no eres cuidadoso con su curación.

¿Cuándo un piercing es peligroso?

Si el piercing y las herramientas usadas para colocarlo no están esterilizadas, un piercings será peligroso en cualquier lugar dónde lo colocas. Sin embargo, en partes del cuerpo más ventiladas, como la oreja, el peligro es menor.

Otro factor que hay que tener en cuenta es el tiempo que cada región lleva a cicatrizar. Mientras las heridas causadas por la aplicación del adorno no se cierran totalmente, el organismo tiene puertas abiertas para las bacterias que podrían dañar severamente tu salud causando infecciones, molestias y severos problemas en caso de no ser cuidados.

Pero regresando a las partes del cuerpo más peligrosas, el glande del pene, por ejemplo, puede tardar hasta un año para quedar totalmente curado y deshacerse completamente de las costras; esto en contraparte con algunas semanas de lo que tarda en cicatrizar la lengua y algunos días la cicatrización de una perforación de oreja o nariz.

El cuidado de los piercings

El cuidado con la higiene, por supuesto, necesita ser redoblado hasta que la “puerta” cierre de una buena vez. Lo ideal es usar jabones con bactericida, más eficientes contra microorganismos que pudieran dañar tu salud. Otra forma de prevención es elegir el material adecuado de la perforación.

El níquel, metal más usado, tiene grandes posibilidades de provocar dermatitis: aparecen bolitas rojas y burbujas en la piel del paciente, además de picazón. Los piercings de oro blanco, por ejemplo, tienen menos posibilidad de causar eso, dicen los dermatólogos.

Así que ya lo sabes, no existe un piercing del todo peligroso si cumples a cabalidad con todas las normas de cuidado y sobre todo si acudes a un centro especializado para realizarte la perforación. Recuerda que tu salud va de por medio.

Si tienes alguna pregunta, no olvides comentar y compartir en tus redes sociales y muestra ésta información a todos aquellos que estén pensando en realizarse una perforación en alguna parte de su cuerpo.